Un conocido grupo parafascista anunció públicamente que actuaría en Bilbao. ¿Pero qué hay detrás de todo esto? Maizterrak Bilbo. Sindicato de Inquilinas (@MaizterrakBilbo)

Un conocido grupo parafascista anunció públicamente que actuaría en Bilbao. Desde el anuncio, las redes vecinales y sindicatos de barrio han desplegado una red de autodefensa como hacia tiempo.

¿Pero qué hay detrás de todo esto?

¿Qué implica la espectacularización de la violencia inmobiliara?

A lo largo del 2020 hemos visto una estrategia mediática digída a las clases medias, en un intento de construir un bloque de poder. Un bloque convencido de que habrá de defender su propiedad de los desposeídos.

Recordad las noticias diarias sobre la okupación de viviendas, la perniciosa publicidad de empresas de seguridad y ahora, la retransmisión en directo de la violencia inmobiliaria ejercida por un grupo fascista.

El mensaje es claro: la propiedad y las rentas generadas a partir de la misma serán defendidas a cualquier precio.

Ante eso, la única respuesta posible es la autorganización de inquilinas y barrios.

Ante su violencia, nuestra solidaridad.

Ante una implosión del mundo del trabajo, una caida sin precedentes de las rentas de los hogares y una buburja del alquiler artificialmente sostenida, habrá ajuste. El Maizterrak Bilbo y tantas otras organizaciones abogan por un ajuste de las rentas inmobiliarias a la baja.

La vivienda es un derecho fundamental, el derecho a cobrar rentas inmobiliarias no.

Al contrario de lo que dicen, el acceso a una vivienda digna no depende de la oferta y la demanda, sino de la correlación de fuerzas entre el inquilinato y el capital inmobiliario.

✊✊✊✊