Comunicats

Comunicació Alternativa Territorial

Telepolis - Ralf Streck - Entrevista Jordi Borràs_2
CAT EXTERIOR PREMSA INTERNACIONAL

Entrevista de Ralf Streck al fotoperiodista Jordi Borràs: “Si me cogen, me matarán”. Telepolis

Telepolis

Traducido por Xavier F. Domènech @xavidomenech99

El fotoperiodista catalán Jordi Borràs @jordiborras sobre VOX y otros partidos y grupos de la extrema derecha española.

Telepolis - Ralf Streck - Entrevista Jordi Borràs_2

El fotoperiodista catalán Jordi Borràs centra su trabajo especialmente en grupos y organizaciones de extrema derecha, tanto en Catalunya como en el Estado español. Ahora también se dedica a investigar las redes y conexiones con otros grupos europeos. También difunde con su trabajo el movimiento independentista catalán. Recientemente publicó en Ara Llibres el contundente libro de fotos “Dies que duraran anys”, donde recoge las imágenes más impactantes del referéndum sobre la autodeterminación del día 1 de octubre de 2017 y la violenta represión por parte del anterior gobierno del Partido Popular.

En sus investigaciones se presta una atención preferente a los movimientos sociales, lo que le ha ocasionado frecuentes problemas con las fuerzas de seguridad y los grupos de extrema derecha. El verano pasado sufrió un ataque especialmente grave. Un extremista de derecha le agredió violentamente al grito de “Viva Franco”. Poco después el ultraderechista fue identificado como miembro de la “Brigada de Información” de la Policía Nacional española, algo así como un agencia de inteligencia policial, un individuo del cual se sospecha que incluso había advertido a los islamistas radicales sobre las labores de infiltración que llevaba a cabo la Policía catalana, los Mossos d’Esquadra.

Es bien sabido que las fuerzas de seguridad españolas no sólo tienen una “extraña” forma de colaborar con sus colegas catalanes, sino que se les priva de información necesaria, como ocurrió durante los atentados islamistas de Barcelona y Cambrils en el verano de 2017, incluso se descubrió que el imam que dirigía la célula terrorista, era un confidente de los servicios secretos españoles y que mantenía contacto habitual con la Guardia Civil.

Telepolis ha hablado con este prestigioso periodista experto en la ultraderecha española sobre el auge del partido VOX, que ha conseguido, por primera vez, representación en el Parlamento regional de Andalucía, en el sur de España. Se ha podido saber que VOX se financia ilegalmente a través del exilio iraní, particularmente a través de “Muyahidines del Pueblo” (MEK) y así ha conseguido imponer sus tesis regresivas, misóginas y racistas en el gobierno regional andaluz, ya de por sí, de derecha ultraconservadora, (PP y Cs), partidos que sólo pueden gobernar en Andalucía con los votos de VOX.

Telepolis: Tras el éxito electoral de VOX en Andalucía, RT, Deutschlandfunk y la mayoría de medios de comunicación han declarado unánimemente que “por primera vez” la extrema derecha vuelve a estar presente en un Parlamento. ¿Qué opinas sobre esto?

Jordi Borràs: Yo preguntaría a los ciudadanos del Estado español en qué país han vivido hasta ahora y que país han visto. Es cierto que España ha sido una excepción en Europa, porque no había ningún partido que representara claramente a la ultraderecha en las instituciones. Sin embargo, otros partidos han asumido esta función en los últimos 40 años. Sólo hace falta acudir a la “Transición”, el proceso que se inició tras la muerte del dictador Franco en 1975 hasta aproximadamente el año 1982. En 1978 se aprobó la Constitución y el primer partido de extrema derecha fue “Fuerza Nueva”, liderada por Blas Piñar, que intentó reunir a los franquistas. Este partido “franquista sin Franco” no supo analizar la nueva situación política correctamente.

Había otros partidos, como la “Unión de Centro Democrático” (UCD) liderada por el entonces Presidente del gobierno Adolfo Suárez, que ocupó altos cargos durante el franquismo y fue uno de los principales miembros del “Movimiento”, el partido único franquista, llegando a ostentar el cargo de Vicesecretario General. Ese fue el primer presidente de la España democrática. Si buscas en Google, fácilmente podrás encontrar fotos de Adolfo Suárez brazo en alto, el saludo hitleriano. Posteriormente surgió otro partido: Alianza Popular (AP), que más tarde se convirtió en el actual Partido Popular (PP), fue fundado por siete ex ministros de la dictadura franquista. El más conocido, sin duda, fue Manuel Fraga Iribarne, Presidente de Honor del Partido Popular hasta su fallecimiento en 2012. Tanto UCD como AP trataron de integrar a los franquistas, para obtener los votos de ese sector que se conoce como “franquismo sociológico”.

Telepolis - Ralf Streck - Entrevista Jordi Borràs_1

Telepolis: ¿Tuvieron éxito?

Jordi Borràs: Finalmente, sí, porque no la extrema derecha no acabó de cuajar en España, a diferencia de Francia, por ejemplo, donde la reacción a las revueltas de Mayo del 68 provocaron cambios de la ultraderecha al neofascismo y la nueva derecha. Esto no ocurrió en España. El falangista de 1939 era prácticamente idéntico al falangista de 1975.

Telepolis: ¿Por qué no hubo cambios?

Jordi Borràs: Porqué no fueron necesarios. No hubo ruptura, siguieron gozando de impunidad… Pero también diría que el franquismo no fue un sistema puramente fascista. El fascismo nació y murió en Italia, lo mismo que el nacionalsocialismo en Alemania y el franquismo en España. Sin embargo, esto no significa que los tres regímenes no procedan de la misma cepa.

El franquismo no cambió ni durante el franquismo ni durante la Transición, sus cargos y sus partidarios fueron absorbidos por los que ahora se presentan como partidos conservadores. Esto sigue ocurriendo hoy en día, y una causas puede ser la gran fragmentación de la extrema derecha, por eso Blas Piñar acabó disolviendo Fuerza Nueva, el partido que lideraba. La extrema derecha no ha tenido un líder sólido en los últimos 40 años. Santiago Abascal, el dirigente de Vox, podría ser ese líder.

Telepolis: ¿A qué se debe el éxito de VOX?

Jordi Borràs: En primer lugar porque no aparecen abiertamente como herederos del franquismo, al igual que Marine Le Pen no defiende el colaboracionismo con los nazis o Alternative für Deutschland (AfD) en Alemania no aparece como defensor del nacionalsocialismo. Esta nueva ola de populismo xenófobo ha conseguido dejar de lado las dictaduras, porque esta es la única manera de venderse a sí mismos, algo que sería imposible si defendiesen abiertamente a todos esos criminales. Por supuesto que hay personas en estos partidos seguidores de Hitler o de Franco, pero mediante este discurso se llega rápidamente al límite. Quedó claro con Jean Marie Le Pen en Francia; su hija, Marine, se ha visto obligada a distanciarse (con éxito evidente) de alguna de las actitudes de su padre.

Telepolis: ¿Cómo definirías al líder de VOX y a su partido?

Jordi Borràs: Santiago Abascal no aparecerá como un franquista acérrimo en sus actos públicos, aunque lo sea. Todos en este partido son franquistas. Pero, volviendo a la cuestión anterior, creo que quien diga que esta es la primera vez que los extremistas de derecha se sientan en un Parlamento en España, es que no conoce cómo trabaja aquí la ultraderecha. Se produce un fenómeno muy interesante; especialista como Xavier Casals, profesor de la Universidad Ramón Llull lo define como la “ausencia presente”. La extrema derecha no estaba representada en forma de partido, pero su ideología estaba presente en los partidos conservadores, de esta forma, incluso sin un partido han sido capaces de influir decisivamente en la agenda política y legal.

Telepolis: ¿De qué manera se implementó?

Jordi Borràs: Además de influir directa o indirectamente en los partidos, VOX ha ejercido una influencia decisiva a través de constantes demandas y querellas. Aparece como acusación particular en el juicio por supuesta rebelión contra los políticos catalanes por el proceso de independencia. Todo eso habiendo obtenido solamente 150 votos en las últimas elecciones generales en Catalunya, en diciembre de 2017.

Telepolis: Entonces ¿A qué se debe este incremento tan espectacular, como se ha podido comprobar en Andalucía?

Jordi Borràs: Es un fenómeno muy similar al que experimentó PP con Cs. Cuando apareció Cs se produjo un trasvase de cargos, militantes y votantes del PP a Cs. Y hoy ocurre lo mismo con VOX. La extrema derecha ha sido capaz, con su estrategia de la “ausencia presente”, mover el centro cada vez más hacia la derecha. Y esta estrategia ha llegado tan lejos que incluso líderes socialdemócratas exigen ahora la ilegalización de los partidos independentistas catalanes. El gran éxito de la extrema derecha en España es que ha logrado imponer sus ideas, que determinan la política y las líneas de los medios de comunicación de este país, incluso sin la necesidad de tener un gran partido.

Telepolis: … y, de hecho, los socialistas no tuvieron reparos en prohibir partidos y listas electorales en el País Vasco.

Jordi Borràs: Exacto. Y la gran organización armada, compuesta por mercenarios, extremistas de derecha y miembros de la Guardia Civil, fueron los escuadrones de la muerte del GAL, bajo un gobierno del PSOE. Hoy tenemos el siguiente escenario: El PSOE compra el discurso de Cs, Cs compra el discurso del PP y el PP el discurso de VOX. Y así todos siguen desplazándose hacia la derecha.

Telepolis: ¿Cómo son las relaciones entre PP, Cs y VOX? ¿Pueden considerarse “escisiones” del Partido Popular?

Jordi Borràs: Veamos los líderes de los partidos. Santiago Abascal fue miembro del PP, el líder de Cs, también militó en el PP, aunque lo niegue una y otra vez. Un periódico publicó un documento que certificaba la militancia de Rivera en las Juventudes del Partido Popular. Recientemente he publicado documentos que demuestran que Josep Bou Vila, candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, militaba en 1978 en el partido ultraderechista Fuerza Nueva. Ninguno de ellos proviene de una derecha liberal o demócrata-cristiana, sino de la derecha franquista. Es una evidencia que contrasta con la derecha vasca o catalana, hay una diferencia muy clara en cuanto a su procedencia: eran antifranquistas.


Traducido por Xavier F. Domènech @xavidomenech99
Traduït per Xavier F. Domènech @xavidomenech99


Fuente: TELEPOLIS @heise_de_tp

https://www.heise.de/tp/features/Wenn-sie-mich-kriegen-bringen-sie-mich-um-4282670.html

Autor: Ralf Streck @ralf_streck
Fecha de publicación: 21 de enero 2019
Imágenes: Ralf Streck


 

LEAVE A RESPONSE

L'adreça electrònica no es publicarà.

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.

Sí, és clar, a ComuniCATs també fem servir galetes, carquinyolis, neules... Les tenim amb o sense gluten, de xocolata, farina d'espelta..., boníssimes totes. Si les vols clica! Benvinguda! Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca