Pakistan Observer_1
CAT EXTERIOR,  PREMSA INTERNACIONAL

El doble rasero de la UE sobre Venezuela i Cataluña. Pakistan Observer

Pakistan Observer

Notas geopolíticas desde la India – Prof. Madhav Nalapat @MD_Nalapat

Article traduït per AnnA (@annuskaodena)

Pakistan Observer_1

LA UE se ha hecho oír en lo que dice que son los deseos del pueblo venezolano. Los esfuerzos de Estados Unidos por cambiar el régimen de ese país sudamericano han sido respaldados plenamente por los Estados miembros de la UE en nombre de la democracia. Un político próximo a Washington ha sido reconocido incluso como el Jefe de Estado de facto y el Reino Unido ha incautado incluso 1.500 millones de dólares de oro venezolano en su nombre. Sin embargo, más cerca, la UE ha hecho la vista gorda, mientras que a todo un pueblo de una parte importante de Europa se le han negado sus derechos. Los derechos humanos distantes deben ser defendidos, pero no los de los europeos. El dolor de Cataluña perdura. En una parodia de justicia, se han formulado acusaciones ficticias contra varios activistas catalanes que no han ocultado su deseo de tener un estado nacional autogobernado para un pueblo antiguo de la Unión Europea. Esto implicaría una separación de España, cuya población de españoles es distinta de la de los catalanes en cuanto a lengua, historia y cultura, pero que pretende garantizar la continuidad de la jefatura suprema de Madrid sobre Barcelona.

Ante el hecho que tanto la Casa Real de España (que fue reinstaurada en su autoridad formal por el “Caudillo” (Líder) Francisco Franco, el dictador que cenó con los nazis en Berlín pero que astutamente mantuvo a su gobierno alejado de una guerra que terminó de manera desastrosa para los alemanes. Adolf Hitler lo vio como una ingratitud, ya que las armas y bombas alemanas habían sido fundamentales en la victoria de Franco sobre las fuerzas republicanas durante la Guerra Civil Española de los años treinta. La población catalana estaba en primera fila de los que se oponían a Franco y a sus aliados nazis, mientras que la mayoría de los españoles se pusieron del lado de Franco, que apelaba al pasado de ese prodigioso pueblo, con su historia de conquista, sobre todo en América del Sur, donde se eliminaron poblaciones autóctonas enteras de una forma similar a la forma como la población judía y la romaní fueron tratadas por Hitler y por millones de seguidores que lo siguieron como robots entre los años 1933 y 1945. El pueblo vasco que fue atacado por Franco, Hitler y Mussolini sufrió el primer atentado terrorista contra civiles europeos en 1937, cuando cientos de personas fueron asesinadas por la Luftwaffe en Guernica, una localidad que figura en los libros de historia como consecuencia de la agonía que sufrió.

El Caudillo Franco ejecutó a decenas de personas que resistieron a las fuerzas hispano-alemanas-italianas, ganándose la admiración de Hitler y Mussolini y el horror de la mayoría de la gente en el territorio espanol. Temeroso de su cólera, el pueblo español toleró su dictadura hasta su muerte por causas naturales en 1975. Seis años antes, había elegido como heredero a Juan Carlos de Borbón-Parma, con el título hereditario de Rey de España, y se aseguró de que su hija entrara a formar parte de la familia a la que el Caudillo había cedido el trono de España. Todo ello, como su forma de hacer, sin referencia alguna al sentimiento público, ni siquiera a una pretensión de consulta, salvo la Cámara del Eco de Franco, que reflejaba fielmente los mismos puntos de vista que el propio Caudillo. No es de extrañar que la Casa de Borbón-Parma se haya opuesto firmemente a la concesión de la libertad al pueblo catalán, que en su mayoría aspira a formar un estado independiente que se libere del control de Madrid. El Rey ha animado al Gobierno español a que ponga en marcha una campaña represiva contra la población catalana, llegando incluso a empujar al exilio al líder del pueblo catalán, Carles Puidgemont, que se enfrenta a diario a la amenaza de una nueva detención y extradición a Madrid como consecuencia de la posición de la Unión Europea que se mantiene al lado de Madrid en su enfrentamiento con Barcelona.

Si Madrid hubiera seguido el ejemplo de Londres y hubiera ofrecido al pueblo catalán una oportunidad genuina de elegir entre el control por parte de los españoles y el autogobierno, habría demostrado que España se ha alejado del franquismo y ha evolucionado hasta convertirse en un Estado verdaderamente moderado que valora la libertad y los derechos humanos. Si el pueblo escocés hubiera votado a favor de la independencia, no cabe duda de que Westminster les habría concedido su deseo en lugar de intentar mantenerlos dentro del Reino Unido mediante la fuerza de las armas y el empleo de la policía y de un poder judicial comprometido con la supremacía de los españoles sobre las demás etnias en España. En todo el mundo, los que se tomaban en serio las trivialidades casi cotidianas relacionadas con los derechos humanos que expresan los miembros de la Unión Europea pensaban que la UE garantizaría que Madrid adoptara una vía democrática y no dictatorial para lidiar con los catalanes. Lamentablemente, ese deseo ha sido destruido. La burocracia de la UE, en cambio, ha ayudado a Madrid a intentar desmantelar por la fuerza las estructuras de autogobierno catalanas en lugar de presidir una separación de Cataluña de España sin complicaciones.

La UE será mejor si Baviera se separa de Alemania como consecuencia de la amplia puerta abierta de Angela Merkel a los inmigrantes del norte de África, o si las regiones vascas de España y Francia se unen en una entidad autogobernada compuesta, en lugar de que los vascos continúen siendo dominados por otras etnias, como ha sucedido a lo largo de generaciones. Si Cataluña se separara de España, ambos países se beneficiarían, al igual que la UE. En una entidad que no tiene fronteras, no importa si hay 27 estados, incluidos algunos grandes, o 37 estados formados a partir del lote actual. Si la burocracia de la UE se alejara del decreto de Merkel y actuara de acuerdo con los principios predicados por la UE en Asia, África y América Latina, la gente se tomaría más en serio sus palabras. Es ridículo ver a los mismos Estados miembros de la UE, que se han unido a Madrid en su represión de Cataluña, discutir en el Consejo de Seguridad de la ONU a favor de que los venezolanos salgan a las calles en contra del Presidente Nicholas Maduro. Lo que es loable en Caracas es claramente inaceptable en Barcelona, una ciudad que está indignada por el dominio indeseable e impopular de Madrid. La hipocresía no tiene límites.

—El autor, Madhav Nalapat @MD_Nalapat, es vicepresidente del Grupo de Investigación Avanzada de Manipal, Presidente de UNESCO para la Paz y Catedrático de Geopolítica en la Universidad de Manipal, Estado de Haryana, India.


Artículo traducido por AnnA (@annuskaodena)
Article translated by AnnA (@annuskaodena)


Fuente: Pakistan Observer @pakobserver

https://pakobserver.net/eu-double-standard-over-venezuela-and-catalonia/

Autor: Prof. Madhav Nalapat @MD_Nalapat
Fecha de publicación: 1 de febrero de 2019
Fuente de la imagen: Pakistan Observer


 

Catalana. Londinenca. Republicana. Llicenciada en Filologia Anglogermànica. Traductora i correctora. Estimo les llengües i els llibres. Estimo la meva terra, Catalunya

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.

Sí, és clar, a ComuniCATs també fem servir galetes, carquinyolis, neules... Les tenim amb o sense gluten, de xocolata, farina d'espelta..., boníssimes totes. Si les vols clica! Benvinguda! Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca