Assassinat de Lasa i Zabala. La cal viva del PSOE. Lander

1995-2020 #Memoria

[spacer height=”20px”]

Hace 25 años por estas fechas cumplí 18 años. Ese salto a la mayoría de edad me cayó en medio de unos hechos que nos condicionaron políticamente y para siempre a toda nuestra generación militante: La repatriación de los cuerpos de Lasa y Zabala. Os cuento,

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Oficialmente desaparecidos desde su secuestro en Baiona en 1983, los cuerpos de los refugiados políticos vascos Joxean Lasa y Joxi Zabala se identificaron en Busot (Alicante) en 1995. Se confirmó que habían sido torturados, asesinados y enterrados en cal viva por guardias civiles

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

La identificación de los cuerpos agitó las calles en Euskal Herria. La indignación era absoluta. Los hechos constatados eran por sí mismos suficientemente graves para pasar a la historia como uno de los capítulos más horribles sufridos en el contexto del conflicto político vasco.

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Y cuando parecía que se cerraba ya este terrorífico caso, la actuación de las policías a las órdenes de los gobiernos de Felipe González en Madrid y Ardanza en Gasteiz superaron los peores presagios. Belloch era el ministro de Interior y en la CAPV, su homólogo al mando… Atutxa

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

21 junio de 1995, llegan en avión al aeropuerto de Hondarribia los cuerpos de Lasa y Zabala. El juez Carlos Bueren había dado la orden de impedir cualquier tipo de homenaje. La Policía Nacional y la Ertzaintza actúan contra la gente. La escena es dantesca:

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Las cargas se repiten en el cementerio de Tolosa. Entre los heridos, se encuentran familiares de los asesinados y varios cargos electos de Herri Batasuna. La imágen de la Ertzaintza cargando en el entierro de Lasa y Zabala horrorizan a todo el país.

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Sin embargo, aunque parezca increíble, lo peor todavía estaba por llegar. Al día siguiente siguen las protestas y en Donostia en las inmediaciones del Estadio de Anoeta, se producen más cargas y pelotazos de la Ertzaintza contra manifestantes convocados por la izquierda abertzale.

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Rosa Zarra Marín, donostiarra de 58 años, se había protegido de las primeras cargas en unos soportales. Dos agentes se acercan al rincón donde se encentra refugiada junto a otras personas y disparan una pelota de goma que le alcanza de lleno en el abdomen. Falleció 8 días después.

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

25 años después de aquel pelotazo mortal sigue sin llegar reconocimiento y reparación integral a Rosa Zarra, pero su #Memoria se asoma a la actualidad en pleno debate internacional sobre modelo policial e impunidad de sus actuaciones. Una tarea pendiente también en Eukal Herria.

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Por último, un par de recomendaciones. En primer lugar esta entrevista a la familia de Rosa Zarra. Las víctimas de la injusticia están ahí, tienen derechos y llevan 25 años esperando.

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Y para acabar este recordatorio decaquel trágico junio de 1995, dos canciones grabadas ese mismo año. Así crecimos y maduramos políticamente. A ostia limpia en las calles y con esta banda sonora de fondo. Gerra Zikina de Etsaiak:

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Porque todo está escrito en la #Memoria y casi todo en nuestra música. Bidean utzi ditugun lagun guztiak bihotzean, gaur bereziki Rosa, Joxi eta Joxean gogoan… ‘Bi itzal’, Deabruak Teilatuetan:

[spacer height=”20px”]

[spacer height=”20px”]

Cerramos este anexo con dos temas en memoria de Angel Berrueta, miembro del colectivo de familiares de presos Gurasoak, asesinado el 13 de marzo de 2004 por un policía y su hijo. Ángel se había negado a colgar un cartel en su panadería que apuntaba a ETA como autora del 11-M.

[spacer height=”20px”]


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lander  @Landerlandia
Suak pizturik dirau
El foc continua cremant